Hablando de A. F. Molina. Edición de Ester Fernández Echeverría




Ester Fernández ha tenido la gentileza de incluir en este volumen sobre mi maestro Antonio Fernández Molina uno de los textos que escribí dedicados a su figura. En concreto, su obituario que publicaron varios medios de la prensa escrita con algunas variantes, entre ellos ABC. Digamos que la versión completa y corregida se incluye en este volumen.
Aunque el mío no es un texto extenso, sino casi testimonial, nada que ver con los más elaborados publicados en la revista Quimera, Turia o en otros medios, el lector encontrará en este libro algunos estudios en profundidad de la obra de A. F. Molina, como el de José Luis Calvo Carilla o Alejandro J. Ratia (el primero de la obra literaria, el segundo de la creación plástica), junto a entrevistas muy extensas como la de Antón Castro, otras muy curiosas por el lugar en que se publicaron (en prensa de Venezuela o Nicaragua a mediados del siglo pasado), testimonios personales como el de Luis Alberto de Cuenca, una carta inédita de María Zambrano, etc.


Hablando de A. F. Molina
Ester Fernández Echeverría , ed.
978-84-92759-98-9
Biblioteca Golpe de dados
Poesía, Narrativa, Ensayo
Rústica
20x 13,50 cm
308 págs
DNJ - DSC - DSK



En este volumen se agrupan críticas, entrevistas, reseñas y artículos dedicados a A. F. Molina desde los años 50 del pasado siglo hasta el 2013 del presente. 

Son muchos y de distintas ideologías los intelectuales que han dedicado atención a la singular obra de A. F. Molina. Por algo será, ¿no creen? Ester Fernández Echeverría

En el fondo de su literatura lleva Fernández Molina algo de la visión esperpéntica de Valle-Inclán, el sueño de las calaveras de Quevedo y las figuraciones plásticas de Dalí. Dámaso Santos

Apollinaire pensó un libro de caligramas que se titularía Y yo también soy pintor. Antonio Fernández Molina ha podido decir lo mismo y demostrarlo. Alejandro J. Ratia

Con textos de: Fernando Arrabal, Jean Aristeguieta, José Hierro, Gabino-Alejandro Carriedo, Helcias Martán Góngora, Manuel García-Viñó, Jesús Ferrer Solà, Antonio González-Guerrero, Manuel Estevan, Víctor García de la Concha, Juan Eduardo Cirlot, L. Monge Ciruelo, Francisco Martín Martín, Joaquín Ferrando, Luis Rocha, Argenis Rodríguez, Dámaso Santos, Ricardo Senabre, Jean Tena, Alicia Silvestre, María Zambrano, José María Pemán, Jorge Rodríguez Padrón, Francisco Martín Martín, Alfonso López-Gradolí, Víctor Lope, Alejandro J. Ratia, Ester Fernández Echeverría, Chus Tudelilla, José Luis Calvo Carilla, Antonio Beneyto, Juan Víctor Gayá, Antón Castro, Luis Alberto de Cuenca, Fernando Valls, José María de Montells y Raúl Herrero.

A. F. Molina y yo mismo, en su última aparición pública en la exposición dedicada a su obra y homenaje al Postismo celebrada en la galería Orfila de Madrid. Jueves, 9 de diciembre de 2004. Estaba anunciado que él leería unos poemas, como no le era posible por su estado de salud, fui el encargado de ponerle voz.






Antonio Fernández Molina, (Alcázar de San Juan [Ciudad Rea], 1927 – Zaragoza, 2005). Poeta, narrador, articulista, crítico de arte y pintor. En 1951 funda la revista y colección de poesía Doña Endrina. Fue Redactor Jefe de la revista Despacho Literario (creada y dirigida por Miguel Labordeta) y Secretario de Redacción de la revista de Camilo José Cela Papeles de Son Armadans. Dirigió la revista de creación y pensamiento Almunia.

Creador infatigable, siempre atento a cualquier manifestación artística, supo transmitir a su obra la misma riqueza y libertad que testimoniaba en su vida diaria. En el año 1999 fue admitido en Collège de 'Pataphysique de París.

Entre su amplia bibliografía citaremos, en poesía: Una carta de barro, El cuello cercenado, Platos de amargo alpiste, Cabeza de árbol, Carpeta azul y Cantata en el iceberg; en novela: Solo de trompeta, Un caracol en la cocina, La liebre mecánica y La llama invisible; en narrativa y cuento: En Cejunta y Gamud, Pompón y Dentro de un embudo; en teatro: Todos los días son espléndidos y La tabla de multiplicar; en ensayo: Picasso, escritor (el primer texto relativo a la obra literaria del pintor), La generación del 98 y Dalí —Testimonios y enigmas—. Como antólogo realizó: Los poetas románticos, Antología de la poesía cotidiana, Antología de la poesía modernista, Antología de la poesía mística española, etc.

Su obra figura en la primera línea de las propuestas más arriesgadas y enriquecedoras de la literatura en castellano del pasado siglo xx. Tal vez el más insólito autor de su época.

Ester Fernández, una de las seis hijas del matrimonio formado por el artista y Josefa, ha seleccionado una muestra representativa de los artículos, reseñas, entrevistas y críticas que dedicaron a su padre. De este modo, el lector puede acercarse, por vez primera, a la obra inmensa de A. F. Molina desde una perspectiva crítica global, obteniendo una visión general de la que se carecía hasta el momento .

Asilvestrada (María Elena Fernández), la hermana mayor, ha realizado el collage de la portada, así como los que figuran en el interior, que sirven de portal a las diversas secciones del volumen.









Comentarios